Cultura Turismo

En La Ramada se saborea deliciosa comida criolla

By on 6 noviembre, 2018

Los miembros de la comuna indígena Chunazana, del cantón Nabón, impulsan un proyecto turístico que implica la construcción de un comedor para ofrecer platos típicos, promoción de la cultura popular y la creación de un espacio recreativo en la gigantesca y encantadora laguna Curiquinge.

Un apetitoso caldo de gallina criolla, una rica colada de mishqui, unas sabrosas tortillas cocidas en tiesto y acompañadas con un vaso de agua de tipo, más otras delicias propias de la serranía se puede disfrutar en el entorno natural de La Ramada, del cantón Nabón.

Las delicias de la comida criolla las preparan las hábiles manos de las mujeres nativas de la comuna indígena Chunazana. Ellas se ubican todos los domingos en un costado de la Panamericana Sur, en el sitio conocido comúnmente como entrada a Nabón.

En rústicas casetas de madera y techo de zinc, donde el humo de los fogones complementan el mágico ambiente del patrimonio tangible e intangible del cantón azuayo.

En una olla de barro, Luz María Naula prepara la tradicional colada de mishqui, explica que está elaborada con jugo de penco (pulque) y harina de maíz. En la siguiente caseta está Martha Yuga asando cuyes en un brasero hecho de una lata de tanque.

Más allá se encuentra Carmen Lalbay asando tortillas en un tiesto y en una plancha de piedra. En otro puestos preparan caldos de gallina, arroz con carne de mocho (borrego) empanadas con agüita de tipo y otros platos típicos.

Proyecto
Este improvisado comedor popular será reemplazado por el proyecto elaborado por el Municipio de Nabón, y que se lo ha denominado Establecimiento de espacio de encuentro intercultural en La Ramada y Laguna Curiquingue, comuna indígena Chunazana.

El proyecto prevé la construcción de un chozón que servirá como restaurante para dar comodidad a los visitantes. En este espacio se observa hornos de leña, paredes y muros de piedra que armonizan con la cubierta de paja. Aún está pendiente la construcción de baterías sanitarias, bodega para guardar productos y condicionar el espacio para parqueaderos y habilitar la casta de información turística.

Los comuneros esperan ansiosos que el proyecto sea inaugurado para tener un espacio a 3.100 metros sobre el nivel del mar que les permita promocionar la riqueza cultural de Chunazana y de otras comunas que conforman el cantón.

El proyecto comunitario lo complementa la magestuosa laguna Curiquingue, que según relato de los lugareños, se formó en mayo de 2008 por un regalo de la pachama, cuando alrededor de 4’000.000 de metros cúbicos de material que se desprendió de la montaña sobre el cauce del río Curiquingue, provocó un represamiento de agua en una extensión de 800 metros de largo por 500 metros de ancho y que dejó sepultado un tramo de la vía que unía a los cantones de Nabón y Girón.

Para llegar al sitio hay que recorrer cuatro kilómetro desde La Ramada por una carretera lastrada. El sitio es ideal para la contemplación de aves, practicar senderismo, fotografía, pesca deportiva, parapente y paseos en bote. Un corte de gran altura en la montaña, conforma el talud de la vía, es el sitio ideal para quienes gustan escalar.

Cultura
El proyecto elaborado por el Municipio resalta que en Chunazana se mantienen tradiciones heredadas de los cañaris, representadas en la cosmovisión, formas de organización, idioma, vestimenta, comida, entre otros aspectos culturales la hacen de ella una comuna llena de atractivos únicos en la provincia del Azuay.

Según las autoridades cantonales, Chunazana es la comuna es pionera en este tipo de propuesta que promociona la soberanía alimentaria.
Carlos Morales, miembro de la comuna, contó que los borregos, cuyes y gallinas son criados con criados con productos cultivados en sus propias parcelas lo que garantiza la calidad de los alimentos.

Además, comentó que los socios del proyecto fueron capacitados en temas de preparación de alimentos, atención al cliente, emprendimientos artesanales, promoción de sus costumbres y tradiciones con la finalidad que La Ramada sea un punto de encuentro entre el pueblo indígena con otras culturas.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT