Transporte

La Cámara de Transporte de Cuenca (CTC) adquirió los primeros 13 de 19 buses dándo inicio a la renovación de flota

By on 12 noviembre, 2018
Algunos de las unidades modernas ya se encuentran en circulación en la ciudad. LCC

En la ciudad ya circulan algunas unidades nuevas del servicio de transporte público como parte de la renovación de la flota vehicular que inició este mes.
La Cámara de Transporte de Cuenca (CTC) adquirió los primeros 13 de 19 buses, aunque está previsto que en esta semana lleguen los seis restantes, se anunció desde la institución. La CTC tiene un plazo de 21 meses para cambiar toda la flota de 475 buses que circulan en la urbe.
La implementación de buses nuevos es parte de las 30 exigencias que se dispone en la Ordenanza para el Mejoramiento de la Calidad del Servicio del Transporte Público en la ciudad.
Entre las características de los vehículos, están los micrófonos para que los conductores anuncien las paradas. También tienen un sistema automático para que cierren las puertas, cámaras de monitoreo, entre otros.

Turnos

Otro de los compromisos asumidos por los transportistas para incrementar el valor del pasaje, es que cada bus sea conducido por dos choferes.
Al respecto, Leonardo Albarracín, presidente de la CTC, aseveró en una entrevista en un medio de comunicación digital local, que desde diciembre de este año trabajarán dos conductores en la misma jornada laboral.
El objetivo es cumplir lo que dispone el Código de Trabajo respecto a las ocho horas laborales, ya que actualmente los chóferes trabajan en un solo turno desde las 06:00 hasta las 10:00.
Albarracín explicó que un conductor laborará desde las 06:00 hasta las 14:00 y luego otro lo remplazará desde esa hora hasta las 22:00.

Falencias

A pesar de los cambios, todavía se registran quejas de los usuarios sobre el servicio de transporte urbano.
Miguel Salinas, opinó que el servicio está igual y no ha cambiado, sobre todo en el cumplimiento de los horarios. “…uno sale a la parada y los buses no llegan a la misma hora o pasan muy seguido y otras ocasiones tardan demasiado en venir” dijo.
Soledad Villa coincidió con Salinas, porque a más de no cumplir con los horarios ha visto que no tratan bien a las personas, sobre todo al momento de querer bajar del bus. “En dos ocasiones tuve que gritar para que paren por que casi se caen dos personas…” mencionó.
Para la usuaria a los conductores les falta más relaciones humanas, deben ser conscientes y tener paciencia para servir a la ciudadanía.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT