Comunidad Sostenibilidad

La planta de ósmosis inversa que convertirá el agua salada en potable ya llegó de Europa

By on 28 marzo, 2019

La planta de ósmosis inversa que convertirá el agua salada en potable ya llegó de Europa y en las próximas semanas será totalmente instalada en la isla Puná, ubicada en el Golfo de Guayaquil.

Aquello refirió este miércoles el alcalde de Guayaquil Jaime Nebot durante el enlace radial en el que también dio detalles sobre la baja de precio en el metro cúbico de agua potable para Posorja, de $0,55 a $0,33. En este mes, la planta de agua potable de Posorja ya entró en funcionamiento.

Los trabajos de la planta desalinizadora de Puná se encontraban en fase de pilotaje en enero. Esta obra está a cargo del Municipio, Interagua y Emapag con la contratista Veolia.

A fines de diciembre pasado se tenía planeado el embarque de los filtros de carbón activado provenientes de España y los filtros rotatorios desde Suecia mientras el equipo de ósmosis inversa venían desde España.

Hasta ahora, la isla usa líquido de dos pozos someros de poca profundidad que se alimentan por la precipitación y agua de superficie, que producen en promedio 7 litros y con tiempo de explotación máxima de 8 horas al día. Ese líquido no es apto para el consumo.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT