Cultura Turismo

Museo de Sitio en deterioro

By on 6 noviembre, 2018

El mal estado de los vestigios es evidente desde las calles que rodean el complejo, la próxima semana empiezan trabajos de mantenimiento. LCC

El Museo de Sitio Manuel Agustín Landívar está cerrado desde hace seis meses. Esta decisión fue adoptada por los directivos de la Casa de la Cultura del Azuay, ante la falta de presupuesto para formar un equipo de trabajo.
Los vestigios del antiguo molino de Núñez de Bonilla, descubiertos en 1972, muestran cómo, hace más de 400 años, tres culturas aprovecharon la tecnología dejada por las anteriores.
Los incas utilizaron un espacio cañari y los españoles se beneficiaron de acueductos y bodegas incas para construir molinos de cereales, muy importantes durante la colonia y primeros años de la República, para la economía y alimentación de los habitantes.
Uno de los muros se ha derrumbado, grandes y pequeñas piedras están por doquier, las caminerías del sitio continúan agrietadas, llenas de musgos y, la señalética, tampoco es funcional. El muro que da a la Bajada de Todos Santos se ve inclinado y, cuando llueve, el agua se acumula de tal forma que, al secarse, quedan sedimentos de tierra fina, piedrecillas y residuos vegetales.
El cerramiento es tan bajo que, dos indigentes levantaban una hilera de alambres de púas y en las noches dormían en una especie de cueva que hicieron en el muro. Es un sitio sin seguridad.
“Celebramos fiestas de Cuenca en medio de una necesidad de atender nuestro patrimonio, no estamos atendidos ni recibimos recursos para mantener los bienes que tiene a su cargo”, dice Martín Sánchez, director de la Casa de la Cultura.
Hay maleza que cubre estos vestigios. El deterioro es evidente. “Igual, van a decir que es mi descuido”, precisa Sánchez, y enfatiza que solo dispone de 10.000 anuales para el mantenimiento del edificio central -incluido el teatro-, Salón del Pueblo y el museo Landívar.
Un estudio del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, (INPC), de julio de 2017, señaló los trabajos emergentes que deben ejecutarse: estabilización de cimientos de muros inestables y abrir canales para la circulación del agua.
Para el efecto se destinó un presupuesto de 7.000 dólares (tomados de fondos previstos para fomento a la cultura). La intervención empezará la semana próxima con el arqueólogo cuencano Jaime Idrovo. Se tramita la firma de contratos. Una vez superado este paso, empezarán las obras que tomarán aproximadamente dos meses.
La situación del museo Landívar y el auxilio requerido se notificó por tres veces a la sede nacional de la Casa de la Cultura y a sus autoridades y al propio Ministerio de Cultura pero no ha habido respuesta.
Por el mal estado, así hubiera el personal, abrir el museo de sitio es difícil porque no hay sistemas ni garantías para asegurar el bien patrimonial; en las condiciones actuales no soporta el paso de personas. Cada recorrido debe ser con un cupo de 20 visitantes, máximo. El mantenimiento a los jardines se da una vez al mes, pero no por personal especializado. No hay partidas. (BSG)-(I)

RESERVA SIN TRATAMIENTO

No solo hay problemas con las ruinas del molino. La casa patrimonial del museo está deteriorada, parte de la pared está con musgos verdes por la humedad.
En la sala rectangular de la planta alta reposan más de 200 bloques con piezas y fragmentos de cerámica y piedra extraídas del sitio de Todos Santos que no están clasificadas ni reciben ningún tipo de tratamiento.
Hay piezas arqueológicas, en fundas, sin catalogar. El museo requiere de presupuesto propio para administrador, investigadores, conservadores, mediadores que reciban al público. Hoy solo de da un tratamiento para evitar goteras.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT