Cultura Sostenibilidad Turismo

Pichincha se queda con el 48 % de fondos oficiales de la Casa de la Cultura

By on 30 octubre, 2018
El 48 % de fondos oficiales de la Casa de la Cultura se queda en Pichincha

QUITO. Una parte del Museo Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, que reabrió en mayo del 2018 en su sede nacional.

El dinero que el Estado reparte a la Casa de la Cultura Ecuatoriana y sus 24 núcleos provinciales, a partir de una fórmula, determina que un 48 % del presupuesto total se queda en Pichincha.

Así se desprende luego de un análisis de EL UNIVERSO del presupuesto anual de la entidad y el dinero que le otorga el Ministerio de Economía y Finanzas para repartir según parámetros que integran, entre otros, la población, la extensión territorial o la cantidad de adeptos al Registro Único de Artistas y Gestores Culturales.

Tema presupuestario de CCE todavía preocupa a gestores

Como un lugar de encuentro, de convivencia y de ejercicio de los derechos, en el que se expresa la diversidad cultural y artística, la memoria social y la interculturalidad nació hace 75 años la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) Benjamín Carrión. En su existencia, la entidad ha sabido acoplarse a las políticas culturales de los diferentes gobiernos ecuatorianos para poder cumplir sus proyectos en favor de la cultura.

Hasta 2016 la institución era la encargada de la asignación de recursos que provenían del Ministerio de Cultura y Patrimonio a cada uno de los 23 núcleos provinciales que había en ese entonces, pero a raíz de la aprobación de la Ley Orgánica de Cultura –a fines de ese año– la desconcentración de los fondos y las necesidades particulares de cada núcleo pasaron a ser de competencia del Ministerio de Economía y Finanzas. La sede nacional se mantiene como ente rector, en Quito, además de que se creó el núcleo de Pichincha.

“La sede nacional tiene en sus manos la administración de los servicios que brinda a la ciudadanía, los cuales son gestionados por los funcionarios que la integran”, dice Camilo Restrepo, presidente de la CCE. Señala que entre los servicios que se ofrecen están las publicaciones, cuatro museos, la cinemateca, un espacio para la comunicación, biblioteca, talleres permanentes, entre otros.

Este año la cartera de Estado asignó a la CCE $ 15’075.853, según la institución (aunque en la página web del Ministerio de Economía y Finanzas se refleja la entrega de $ 17’213.217). Estos recursos se dividen de acuerdo con diferentes parámetros para los núcleos provinciales que tiene la CCE, entre ellos: la población, la extensión territorial, la cantidad de adeptos al Registro Único de Artista y Gestores Culturales (RUAC), que entró en vigencia en febrero del 2017. Hasta mayo pasado 14.120 personas se habían registrado a nivel nacional, y las provincias de Pichincha (2.865) y Guayas (1.587) son las que tienen más usuarios en todo el país.

Solo la sede nacional recibió este año $ 6’394.491, una suma alta en comparación con la de otras provincias que no llegan ni a los $ 200.000 anuales en su presupuesto. Por ejemplo, Santo Domingo de los Tsáchilas tiene $ 159.456 y Morona Santiago $ 176.648.

Guayas, por ejemplo, que es una de las provincias más grandes en población y extensión territorial –dice la CCE–, obtuvo $ 1’117.471 como presupuesto para este 2018 (este núcleo en cambio dice que el monto es de $ 1’142.942,45), suma que según su director, Fernando Naranjo, no es suficiente para la cantidad de rubros que se deben cubrir. Solo en gastos de personal (tienen 50 empleados) se ocupan $600.102,55, en gastos de servicios básicos y en mantenimiento se van $ 460.000, y más $ 50.000 que conforman el rubro Eventos Culturales y Espectáculos, es decir, solo el 11 % del presupuesto se utiliza para las actividades netamente culturales o artísticas.

El artista, quien está al frente de la entidad desde mediados de 2017, señala que naturalmente sienten “las deficiencias que pudieran tener los presupuestos”. Pero recalca que sin la colaboración de gestores y las alianzas estratégicas establecidas con diferentes entidades, a más de acciones de autogestión, no se podría hacer ni el 10 % de las actividades programadas. Según la Unidad Financiera de Guayas para 2019 se solicitó al menos $ 1’400.000.

Trabajo en territorio

La partida presupuestaria de Pichincha, que se creó hace 1 año con 4 meses y cuya sede es la Casa Patrimonial (Centro Histórico de Quito), es de $835.566. “Hemos predispuesto nuestro sistema de planificación en un trabajo sobre todo de fortalecimiento territorial. Lo que nosotros estamos haciendo precisamente es un trabajo que nos permite fortalecer el desarrollo y el desempeño de los artistas en todo el territorio de la provincia”, dice Luis García, director de este núcleo.

Apunta que la tarea fundamental es fortalecer el territorio. Cuenta que al momento el núcleo tiene siete extensiones en Pichincha con miras a crear otros tres. “Siempre se creyó que la Casa de la Cultura estaba centrada en el parque del Arbolito… lo que hemos hecho es descentralizar, hemos creado nuevas centralidades en Cayambe, en Pedro Vicente Maldonado, en la Mitad del Mundo, Conocoto, Mejía, Rumiñahui y ahora vamos a crear una al sur de Quito, en Quitumbe, porque solamente lo que comprende el sur de nuestra ciudad alberga aproximadamente a un millón y medio de habitantes”, refiere García, quien explica que para 2019 solicitaron $ 3’100.000 de presupuesto.

Guayas y Pichincha recalcan que las alianzas con los GAD cantonales han sido importantes para el cumplimiento de labores en territorio. La finalidad es esa, llegar a las ruralidades, no quedarse en las ciudades capitales, ser una casa de puertas abiertas.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT