Emprendimiento Sostenibilidad

Política social 2.0

By on 30 julio, 2018

Marchas, espacios en los medios de comunicación, e incluso incidencias en las agendas de las autoridades de turno, son los ‘logros’ que los activistas dicen que consigueron a través del mundo digital.

Temas como la pederastia, la despenalización del aborto, los derechos de la comunidad LGBTI, la violencia de género, entre otros, tratados desde las distintas redes sociales, han logrado según algunos activistas cuencanos, cambiar las agendas de las autoridades locales, generando además de la sensibilización de la población, cambios en las políticas públicas y proyectos estatales.

La fundación SENDAS, por ejemplo, es una organización no gubernamental que nació en 1991, en una época en la que las redes sociales no existían.
Según María Isabel Cordero, su directora, la fundación tiene como objetivo el enfoque de género, la participación ciudadana, las problemáticas coyunturales y la interculturalidad; todo esto, desde una perspectiva de derechos.

“Buscamos en la medida de lo posible, incidir en la toma de decisiones de las autoridades, de las organizaciones sociales y del público en general. En resumen, buscamos justicia social”, comenta la activista.

Cordero explica que con el paso del tiempo, el equipo de SENDAS tuvo que adaptarse a los cambios tecnológicos, por lo que pasaron a ser más que un centro de documentación especializado en género, integrando en sus actividades la creación de proyectos y campañas vía redes sociales.

Así, a finales del 2013, nació ‘Yo soy 65’, su primera campaña digital realizada luego de que la Asamblea Nacional hablara sobre la posible despenalización del aborto en casos de violación. A raíz de esto, SENDAS aplicó una encuesta a nivel nacional que dio como resultado, el 65 por ciento de personas a favor de esta propuesta.

En el 2017 lanzaron la campaña ‘Ni criminales ni iguales’, por cumplirse 20 años de despenalización de la homosexualidad en el país. Además, crearon un grupo cerrado para mujeres en Facebook, llamado ‘Mi primer acoso’. Y un día antes de la marcha que se realizó en Cuenca el martes pasado, contra el abuso sexual infantil, crearon la fanpage en Facebook y Twitter a la que llamaron ‘Abusos de fe’, que recoge testimonios de personas que han sido abusadas no solo sexualmente, sino también económicamente por parte de los miembros de la Iglesia.

Actualmente, cuentan con 935 seguidores.

Pedro Gutiérrez es activista desde los 18 años, actualmente tiene 23 y está por graduarse de abogado.

Es productor del programa radial ‘Sin Etiquetas’ de la 96.1 FM, una radio popular que no fue escogida al azar, junto a Cristina Almeida y Evelyn Astudillo.

“Quisimos involucrarnos con la gente de a pie, que sabemos que escucha esta radio. Y esa era la idea, tratar de desnaturalizar en la población la violencia, la discriminación. Muchas veces recibimos comentarios negativos en el programa, pero eso nos alegra porque queda demostrado que no nos inventamos las problemáticas que tratamos”, asegura Gutiérrez.

“En cualquier caso, el activismo entendido como un compromiso político de transformación social, busca llegar a algo. Desde mover consciencias hasta mover presidentes. Entonces, el uso de herramientas informáticas y telemáticas es un medio y no un fin”.

Esta es la perspectiva del activista feminista, sociólogo y antropólogo David Barzallo, quien hace referencia a la reaparición del Movimiento Zapatista a través de correos electrónicos, como uno de los primeros intentos de transformación social digital.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT